Avisar de contenido inadecuado

Productos químicos en envases y alimentos que pueden alterar nuestra salud.

{
}

Los métodos modernos de producción de alimentos han abierto grandes vías de exposición a carcinógenos ambientales y compuestos perturbadores endocrinos, con evidentes riesgos para nuestra salud. Los pesticidas rociados en los cultivos, los antibióticos utilizados en las aves de corral y las hormonas administradas al ganado exponen a los consumidores involuntariamente a contaminantes que se convierten en parte de nuestro cuerpo. Algunas de estas exposiciones pueden aumentar el riesgo de cáncer de mama.

De alguna manera, nuestros antepasados ??lo tenían fácil. Debido a que no tenían alimentos tratados químicamente y utensilios de cocina químicamente mejorados, sus dietas y prácticas de cocina los expusieron a menos peligros tóxicos.

 TAGS:undefined

Desde Foodpacservice.com os detallamos algunos de los productos comúnmente empleados en los envases de alimentos, junto con descripciones de lo que son, donde se encuentran y por qué no son buenos para la salud. Ello no implica que todos estos tipos de plásticos sean perjudiciales para el envasado y almacenaje de alimentos, simplemente hay que seguir algunos consejos de buenas prácticas para que los envases no contaminen tu comida evitando que dichos compuestos puedan deteriorarse y producir transferencias de partículas entre el material del envase y el propio alimento.

Productos quimicos en el Envasado de alimentos

Hoy en día, no es sólo la comida en sí  sino en los envases que están almacenados, pueden lixiviar productos químicos tóxicos como el BPA , el estireno y el cloruro de vinilo . No sólo suenan poco apetecibles, sino que son malos para los consumidores.

Bisfenol A (BPA): se puede encontrar en recipientes de plástico reutilizables de alimentos y el revestimiento de latas de alimentos y bebidas. La investigación muestra que la exposición a la BPA está vinculada al cáncer de mama, y ??se ha demostrado que interfiere con el tratamiento de quimioterapia para la enfermedad.

Ftalatos: se pueden encontrar en algunos recipientes de plástico de alimentos y se consideran disruptores endocrinos . La exposición al ftalato se ha relacionado con la pubertad temprana en las niñas, un factor de riesgo para el cáncer de mama en etapas posteriores. Algunos ftalatos también actúan como estrógenos débiles en los sistemas de cultivo celular.

Estireno: puede lixiviar de poli estireno - un componente de las bandejas de alimentos de poli estireno, cartones de huevo, tazas desechables y envases de transporte - cuando se calienta, se usa o se pone bajo presión. El estireno es un carcinógeno mamario animal y es posiblemente cancerígeno para los seres humanos.

Cloruro de vinilo: El cloruro de polivinilo (PVC) se utiliza para producir envases de alimentos. Cuando se hace PVC, el cloruro de vinilo puede ser liberado en el aire o aguas residuales. Fue uno de los primeros químicos designados como carcinógenos humanos conocidos y se ha relacionado con el aumento de la mortalidad por cáncer de mama y cáncer de hígado entre los trabajadores involucrados en su fabricación. Después de la eliminación, el PVC puede descomponerse, y si se incinera o se incendia, puede formar dioxinas.

Productos quimicos aplicados en la producción de alimentos

Plaguicidas: algunos plaguicidas y herbicidas usados ??en los alimentos que comemos han sido identificados como carcinógenos humanos o animales y muchos también se encuentran en los suministros de agua y aire y polvo en el interior. La exposición a los plaguicidas es especialmente preocupante para los trabajadores agrícolas. Los estudios han demostrado que algunos herbicidas y pesticidas estimulan el crecimiento de células de cáncer de mama o causan cáncer mamario en ratas.

Atrazina: se aplica anualmente al maíz y otros cultivos para controlar las malezas de hoja ancha, lo que lleva a altos niveles del herbicida en las aguas subterráneas y el agua potable cada primavera y verano en áreas que cultivan estos cultivos. La atrazina interrumpe los sistemas hormonales del cuerpo de varias maneras y se ha relacionado con una serie de cambios reproductivos en la vida silvestre. Estudios experimentales sugieren que puede perturbar el desarrollo de la glándula mamaria.

2,4-D, clordano y malatión: estos pesticidas se asociaron con un mayor riesgo de cáncer de mama en un estudio de mujeres  diagnosticadas recientemente con la enfermedad. Los riesgos fueron más altos entre las mujeres jóvenes.

2,4,5-TP: los hijos pequeños de los agricultores en los que se usa este pesticida tienen niveles más altos de 2,4,5-TP en la orina poco después de aplicar el pesticida. Además, un gran estudio de las mujeres que trabajan en  granjas encontró tasas elevadas de cáncer de mama.

Hormonas naturales y sintéticas: algunas plantas y hongos producen compuestos que imitan el estrógeno o alteran las hormonas naturales de otras maneras. Además algunas hormonas sintéticas se dan a los animales de granja para aumentar la producción de leche o aumentar el crecimiento.

Zearalenona: es un compuesto químico producido naturalmente por un hongo que crece en granos como el maíz. Los estudios han encontrado mayores niveles de zearalenona en personas que consumen palomitas con frecuencia. La versión sintética de zearalenona es zeranol, que se da al ganado para promover el crecimiento. Ambos compuestos imitan el estrógeno, y los estudios in vitro muestran que pueden estimular el crecimiento de las células de la mama.

Zeranol: las industrias estadounidense y canadiense de carne de vacuno, ternera y cordero han utilizado las hormonas de crecimiento sintéticas desde la década de 1950 para acelerar el engorde de los animales. El zeranol es uno de los productos químicos más ampliamente utilizados en la industria de la carne de los Estados Unidos. Es de especial preocupación ya que imita la hormona estradiol .Los científicos expusieron recientemente a las células cancerosas a la carne tratada con zeranol y los resultados mostraron aumentos significativos en el crecimiento del cáncer. Las preocupaciones económicas y sanitarias han llevado a la Unión Europea a prohibir el uso de estas hormonas en sus propios sistemas de producción de carne ya prohibir las importaciones de carne tratada con hormonas, incluida la carne de los Estados Unidos desde 1989.

RBGH / rBST: desde su introducción en 1993, la hormona de crecimiento bobino ha demostrado ser polémica debido a sus posibles efectos carcinógenos. Varios estudios han demostrado una asociación entre el consumo de lácteos y el cáncer de mama en las mujeres pre-menopáusicas.

También se ha demostrado que el RbGH aumenta los niveles de factor de crecimiento similar a la insulina en el cuerpo, asociado con un mayor riesgo de cáncer de mama.

Fitoestrógenos: son compuestos de estrógenos que se encuentran en muchas plantas y productos vegetales, incluyendo productos alimenticios de soja. Aunque la evidencia científica sugiere que los estrógenos a base de plantas ofrecen beneficios nutricionales, los datos son más conflictivos cuando se trata de riesgo de cáncer de mama. Algunos estudios sugieren que el consumo de fitoestrógenos durante la adolescencia puede ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama, pero otros estudios sugieren que puede causar daño oxidativo al ADN e interferir con los medicamentos para el cáncer de mama.

{
}
{
}

Deja tu comentario Productos químicos en envases y alimentos que pueden alterar nuestra salud.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre